The Blog

7 febrero, 2013 0 Categories Noticias

El interior crece con las exportaciones

img_new2

ROSARIO.- Las empresas locales que integran el Polo Tecnológico de Rosario continúan con su proceso de expansión y venta de software a Estados Unidos. Tesis, una de las fundadoras del grupo, inauguró una oficina en Chicago donde acaba de colocar productos tecnológicos para la automatización de industrias.

La estrategia de Tesis se suma a la de otras empresas de la región como Openware que también exporta soluciones informáticas al país del Norte y a México, Colombia, Chile y Brasil. Openware fue seleccionada por Endeavor como una de las firmas de América latina que más apostaron a la gestión innovadora.

Ariel Mercogliano, uno de los socios de Tesis, señaló que la empresa factura cerca de 3 millones de dólares por año y emplea a 60 personas. Explicó que el proceso de expansión comenzó en 1994 con la inauguración de la primera sucursal en Puerto Ordaz, Venezuela, para atender a una importante siderúrgica del Grupo Techint.

Luego, habilitaron oficinas en Veracruz y Monterrey, México, y a principios de este año en Chicago para estar más cercad de los clientes que tenían en Estados Unidos.

«Contactamos a una consultora que nos hizo un estudio de mercado para ver las posibilidades, tipo de clientes y potenciales competidores. Cuando vimos el resultado favorable no dudamos en montar una oficina en Estados Unidos», relató Mercogliano a La Nación.

UNA PC

Tesis surgió como un proyecto de dos estudiantes de la Escuela Superior Latinoamericana de Informática (Eslai), dependiente de la Universidad de Luján. Con una capital mínimo de una PC, Mercogliano y Pablo Berman, comenzaron a trabajar para firmas Pyme de Rosario.

En el 94 consiguen el primer contrato de automatización para Siderar. «Esto nos permitió mantener una oficina, contratar programadores especializados, adquirir know how y tener una base para poder obtener nuevos clientes», explicó.

Tesis realiza desarrollos sobre la base de necesidades, apunta a las grandes industrias manufactureras como empresas de aluminio, petroleras, químicas, alimenticias, así como también empresas de energía.

Sus objetivos son afianzar la filial de Chicago y lograr una mayor penetración en el mercado de la Unión Europea. «Sólo pretendemos un país más estable donde se pueda trabajar sin tantas trabas. Ante la falta de reglas claras no tendremos clientes dispuestos a invertir en el país», opinó.

El Polo Tecnológico fue creado por un grupo de empresas, universidades públicas y privadas y entes oficiales, para promover el desarrollo de proyectos que permitan la exportación de productos con un alto valor agregado, además de establecer incubadoras de negocios en la región.

Las firmas del polo -Assist, Grupo Consultar, COA Consultores, Los Graneros, Neuralsoft, Soluciones Puntocom y Suasor- iniciaron hace unas semanas un proceso de certificación de normas de calidad (CMM e ISO 9000) para ampliar su presencia en los mercados internacionales y están armando, además, un centro de asistencia en calidad de software para asesorar a otras Pyme del rubro.

Por otra parte, los empresarios también están gestionando que los establecimientos que desarrollan software sean considerados como industrias a los efectos impositivos, para que puedan crecer en competitividad y ofrecer servicios de mayor calidad y menor precio.

EN CÓRDOBA

No es común encontrar ejemplos de Pyme que producen casi exclusivamente para el mercado externo, pero en Marcos Juárez, Córdoba, la firma Musian Canciani es uno de ellos: vende el 80% de su producción de llantas industriales a Australia, Estados Unidos y Brasil.

Especializada en la fabricación de ruedas para uso agrícola, exporta tres millones de dólares por año. Los efectos de la devaluación ampliaron las posibilidades de venta a empresas de Estados Unidos, donde acaban de cerrar un importante acuerdo.

Este convenio les permitirá colocar allí este año unas 5000 llantas, cifra que podría ampliarse en los próximos meses, según confiaron directivos de la fábrica.

«A Brasil enviamos un camión casi todos los días y a Australia (donde exportamos desde hace 9 años) dos contenedores de 18 mil kilos cada tres meses», explicó a LA NACION el gerente de la empresa, René Toia.

Musian Canciani, que emplea a 85 personas y produce más de 60 modelos de llantas (el producto final sólo posee un 20% de insumos importados) se especializa en modelos exclusivos que se despachan a través de pedidos específicos por parte de los potenciales clientes radicados en el país y en el exterior.

«Empezamos exportando a fábricas de tractores argentinas que se radicaron en Brasil. Nos conocían y les seguimos vendiendo. Por esa razón nos expandimos rápido en el exterior;esta situación significó la mejor carta de presentación», comentó Toia.

En las últimas semanas enviaron cotizaciones y muestras a Nueva Zelanda y Estados Unidos, país al que hacía años no vendían por la aplicación de medidas arancelarias.

«Nuestro mayor inconveniente es la incertidumbre. Compartimos las mismas incógnitas con otros fabricantes que viven en un país que no es creíble para los extranjeros», resaltó el directivo. Aún así, y para expandir su producción, la firma inauguró una nueva planta de 10.000 metros. .

Walter Gasparetti

(Nota extraída de La Nación, 27 de Agosto de 2002) Ver nota